Las vacaciones se van acabando y se acerca la vuelta a la rutina. Esto significa un cambio de ritmo en nuestras vidas que a veces puede resultar abrumador tanto para los pequeños como para los mayores. Es el inicio de una nueva etapa y también un buen momento para pararse a reflexionar sobre cómo podemos hacer esta transición de una manera más sostenible y respetuosa con el medio ambiente.

Muchos de nosotros antes de entrar en la vorágine de la vuelta al cole o al trabajo empezamos a comprar material escolar de forma desmesurada, ropa nueva y otras decenas de artículos que nos harán sentir preparados para afrontar la nueva etapa. Esto supone, además de un gasto económico innecesario, un gasto de plástico considerable que acaba generando toneladas de residuos contaminantes.

Con este post queremos ayudarte a que tomes consciencia de ello y te damos una serie de consejos para que consigas una vuelta a la rutina sostenible con un impacto menor en el medio ambiente:

1. Reutiliza lo que todavía sirve

¿De veras crees que tus hijos necesitan cambiar de mochila y de estuche cada vez que empiezan el curso? ¿Estás seguro de que necesitas renovar el armario y no puedes ponerte la misma ropa de oficina que el año pasado?  Comprar cosas nuevas que en realidad no nos hacen falta es una mala costumbre que tenemos muchos. Si compras, por ejemplo, una mochila o una cartera para el portátil de buena calidad y con materiales sostenibles puede durar 10 años o más. No hay mejor residuo que el residuo no generado; no tires a la basura aquello que todavía puede reutilizarse y sigue en buen estado. Reutilizar es el primer paso para una vuelta sostenible.

2. Apuesta por la compra venta de segunda mano

Es también una buena idea comprar artículos de segunda mano para así alargar la vida de los productos y seguir dándoles uso cuando otros ya no los necesitan. Del mismo modo, cuando quieras deshacerte de algo en lugar de tirarlo donado a alguna tienda de segunda mano u ONG.

3. Compra ecofriendly

Si tienes que comprar material escolar o de oficina nuevo para la vuelta al trabajo asegúrate de comprarlo de buena calidad y que sea hecho con materiales sostenibles como el bambú o la madera. Evita el plástico a toda costa, ya que es el material más contaminante y el que representa una mayor huella de carbono. Apuesta por alternativas biodegradables que no dañen la fauna y la flora marina como hace el plástico. ¡Si quieres una vuelta a la rutina sostenible dile adiós al plástico!

Por otro lado, para una compra de material responsable cuando compres agendas o libretas de papel asegúrate de que en las etiquetas consta la certificación forestal PEFC o FSE.

4. Prepara un desayuno o almuerzo sin residuos de un solo uso

Envolver los bocadillos con papel de plata o plástico film es una costumbre con un gran impacto ambiental muy habitual en nuestra vida cotidiana. Según información publicada por la marca Roll Eat, una escuela media en España consume 324.000 m2 de papel de aluminio, lo equivalente a 6 millones de kg de CO2. Estos residuos son muy fáciles de evitar optando por alternativas reutilizables como contenedores o envoltorios de tela lavables. Si eres de los que desayuna o come en el trabajo apuesta por envases sostenibles y reutilizables para tu comida y usa botellas y vasos reutilizables para el agua o café. En nuestra tienda puedes encontrar algunos envoltorios de cera de abeja.

5. Desplázate con un transporte libre de emisiones

Los automóviles particulares generan el 18% de las emisiones de CO2, principal gas causante del efecto invernadero. Antes de volver a la rutina es un buen momento para plantearte buscar alternativas más sostenibles como el patinete, la bicicleta mecánica o eléctrica o incluso ir andando si no estamos a mucha distancia.

Si tu lugar de trabajo está lejos y no hay transporte público directo piensa en compartir trayectos con otros compañeros. De esta manera os podéis turnar para hacer el viaje reduciendo gastos y emitiendo menos gases.

 

Siempre es un buen momento para revisar nuestros hábitos y ver si podemos cambiarlos o ajustarlos para contribuir mejor a la conservación del planeta. Con un consumo más responsable y consciente verás que la vuelta a la rutina es posible sin plástico y sin caer en el consumismo sin sentido.

 

¿Te sumas a una vuelta a la rutina sostenible? ¡Cuéntanos!

 

Escrito por Clara Valls.