Photo by John Cameron on Unsplash

Desde principios de año entró en vigor una normativa que prohíbe la distribución de bolsas de plástico gruesas (las de más de 50 micras de espesor). En consecuencia, actualmente las únicas bolsas que se pueden comercializar son las compostables ligeras y muy ligeras. Estas deben estar fabricadas de material compostable (bio) en su totalidad, es decir , que puedan degradarse biológicamente. Sin embargo, no todas las bolsas pueden hacerlo en las mismas condiciones y eso puede crear dudas y confusiones a los consumidores a la hora de reciclarlas. En este post te contamos todo lo que debes saber sobre las bolsas compostables y qué hacer con ellas una vez usadas. 

¿Cómo se fabrican las bolsas compostables?

Las bolsas compostables están fabricadas con un porcentaje de materiales vegetales que se disuelven orgánicamente en unos meses y se convierten en abono. El bioplástico se deriva de productos vegetales como por ejemplo la fécula de patata o el almidón de maíz.

El proceso de fabricación de las bolsas biodegradables y compostables es mucho más sostenible que las de plástico ya que no depende de energías no renovables ni contaminantes. Para la producción de bolsas de plástico se extrae un 4% del petróleo mundial y otro 4% se usa como energía para los procesos industriales de producción de plástico lo hace aumentar más su huella ecológica. En cambio, las bolsas compostables están hechas de derivados de fuentes de biomasa renovables como: grasas, aceites vegetales, almidón de maíz o desechos de alimentos.

¿Cuánto tiempo tarda en degradarse una bolsa compostable?

Las bolsas tradicionales de plástico pueden tardar hasta 1.000 años en descomponerse y cuando lo hacen, liberan sustancias tóxicas en el aire y la tierra. En cambio, las bolsas fabricadas a partir de bioplásticos se biodegradan en condiciones de compostabilidad y en un tiempo aproximado de 9 meses  (a temperaturas entre 60 a 70 grados centígrados y humedad relativa del aire entre 40-60 %).  En condiciones normales tiene la capacidad de descomponerse en un año y medio. 

¿Qué tipos de bolsas compostables hay?

Compostable significa que puede ser degradado por la acción de organismos (biológicamente) produciendo dióxido de carbono, agua, compuestos inorgánicos y biomasa en un periodo de tiempo controlado.

El tiempo que un material tarda en ser compostado depende, entre otros factores, de los organismos descomponedores que participan en el proceso, la temperatura y la humedad. Por eso no todas las bolsas compostables que nos encontramos en los supermercados son iguales. 

Por un lado nos encontramos con materiales que pueden ser compostados de forma doméstica e industrial y otros que sólo pueden ser compostados de manera industrial. Es decir,  en plantas donde la temperatura es mayor y más estable y la humedad está más controlada, creando entornos más favorables al proceso. 

¿Cómo saber si un envase es compostable? 

Para asegurarte de que un envase o bolsa es compostable debes buscar los sellos identificativos oficiales. Encontramos sellos de dos tipos en función del proceso de compostaje: 

  1. Los productos que solo cuentan con la certificación de OK compost INDUSTRIAL son aquellos que compostan solo en instalaciones de compostaje industrial (a temperaturas entre 55 y 60 ° C), por lo que los productos que solo tienen la certificación de OK compost INDUSTRIAL no deben usarse para el compost en casa. 
  2. Por el contrario,OK compost HOME se refiere a los productos que también compostan a temperaturas más bajas, para que puedan ir al montón de compost de los hogares de los consumidores. 

¿Dónde se tiran las bolsas compostables? 

Esta cuestión genera mucha confusión entre los consumidores. Algunos creen que se pueden tirar en cualquier contenedor porque se van a descomponer igualmente pero están equivocados.  Como hemos visto, las bolsas que tienen el indicativo para compost en casa las podremos añadir a nuestro compostaje doméstico para obtener abono. Ahora bien, las bolsas compostables aptas solo para compostaje industrial se tienen que tirar al contenedor de materiales orgánicos. 

Las políticas europeas para la lucha contra el plástico desechable se basan en fomentar el uso de plásticos compostables, no obstante, aunque se trata de una mejora no sería la solución final. La clave hacia una economía circular real está en fomentar las bolsas de tela que puedan reutilizarse  y acabar progresivamente con la cultura de usar y tirar.

 

 

Escrito por Clara Valls.