En el mercado cada vez encontramos más productos medicinales y cosméticos naturales que aprovechan las propiedades del carbón activo por las características purificantes, desintoxicantes y antibacterianas que se le atribuyen. Pero, ¿qué es exactamente este polvo negro? ¿De dónde viene y cómo se produce? En este post te lo contamos todo sobre el carbón activo: 



¿Qué es y para qué sirve el carbón activado?

El carbón activado es el polvo que se obtiene a partir de la combustión de materiales orgánicos que contienen un elevado contenido de carbono y una baja cantidad de cenizas. Se produce al sobrecalentar fuentes naturales de carbón como puede ser la madera de bambú o bien cáscaras y residuos de frutas como las nueces o el coco. 

Se trata de un polvo fino, negro e inoloro caracterizado por su alta porosidad y capacidad de absorción. Estas propiedades lo convierten en un purificante y desintoxicante muy potente. Al ser tan absorbente se une a las moléculas, iones o átomos y los elimina de las sustancias disueltas. Es por eso que en caso de ingerirlo, el polvo negro impide que las toxinas se absorban por el estómago al adherirse a ellas. El cuerpo no puede absorber el carbón y, por lo tanto, las toxinas que se unen al carbón salen del cuerpo a través de las heces.

En su proceso de activación el carbón reduce el tamaño de sus poros y produce más huecos en cada molécula, aumentando su área de superficie. Aunque cueste creerlo lo hace de tal manera que una cucharadita de carbón activado tiene un área de superficie mayor al de un campo de fútbol.

 

¿Cómo se utiliza el carbón activado?

El carbón activo tiene numerosos usos medicinales y cosméticos por sus propiedades absorbentes de toxinas. Uno de sus usos más  amplio y demostrado es el tratamiento de emergencias por sobredosis o envenenamientos. Aunque todavía no hay suficiente investigación que demuestre todos los beneficios reales para el organismo en todos sus usos, en el mercado podemos encontrar una gran cantidad de productos basados en los principios químicos básicos del carbón activo. A continuación os hablamos de algunos de ellos: 

 

Filtración de aire y purificación de agua

Los filtros con carbón activado se utilizan generalmente en la purificación de aire, agua y gases, para quitar vapores de aceite, sabores, olores y otros hidrocarburos del aire y de gases comprimidos.

En este sentido se usa frecuentemente en centros de gestión de residuos para el proceso de filtración. También podemos encontrar productos de uso doméstico para filtrar el agua que usan cartuchos de carbón para purificarla de toxinas e impurezas.

 

Blanqueamiento dental y salud bucal

Este es otro de los usos más extendidos del carbón activo. Son muchos los productos para la higiene bucal como pastas de dientes o hilos dentales que contienen carbón activado por sus propiedades antivirales, antibacterianas y desintoxicantes. 

Tiene sentido que  las propiedades del carbón puedan ser positivas para este tipo de productos pero según los expertos todavía no está demostrado al 100% su efectividad en el uso bucal. 

 

 

Cuidado de la piel 

Algunas investigaciones científicas han afirmado que el carbón activado puede ayudar a eliminar las micropartículas como el polvo, tierra, químicos, toxinas y bacterias de la superficie de la piel. Es por este motivo que podemos encontrar jabones y otros productos para el cuidado de la piel que incluyen carbón activo. 

Por su efecto antibacteriano se usa también como cicatrizante en algunos fármacos para tratar infecciones y heridas en la piel.

 

Desodorante

Por otro lado, la capacidad de absorción de olores del carbón y de exceso de humedad hacen que sea un elemento vegetal ideal para incluir en los desodorantes para las axilas y zapatos.


Problemas intestinales 

Igual que se usa para tratar la intoxicación, otros de los usos medicinales que se le da al carbón activo es el tratamiento de diarrea, gases y malestar intestinal así como reflujo biliar. En estos casos el carbón podría ayudar a impedir que el cuerpo absorba las bacterias y/o los medicamentos con efectos secundarios que causan diarrea atrapándolos en su superficie porosa. 

Hasta ahora no se conoce ningún efecto secundario o reacción adversa del carbón activo en sus distintos usos. Sin embargo, si quieres tomar productos de carbón activo de forma oral y estás tomando algún medicamento es recomendable que lo consultes con tu médico ya que podría estar interfiriendo en su absorción. 

 

Escrito por Clara Valls
Foto portada de Unsplash