Abonokm0, el club del compost de Barcelona. Convirtiendo la basura en un recurso vital.

 “Lo que es de la tierra que vuelva a ella” este es el lema de AbonoKm0, un servicio urbano de transformación de orgánicos en abono ubicado en puntos estratégicos de la ciudad de Barcelona. Se trata de una iniciativa educativa y biotecnológica que funciona a través del empoderamiento ciudadano premiando su compromiso con la sostenibilidad mediante la entrega de un producto de valor fruto de un proceso de reaprovechamiento de residuos.

Hemos hablado con Andrea Casanueva, responsable del Área de Educación y Acción Social de Abonokm0, para que nos explique más sobre esta eco-iniciativa.

¿Qué es AbonoKm0 y con qué objetivo surgió?

Abonokm0 es una asociación sin ánimo de lucro con fines socioambientales y educativos que tiene como objetivo cambiar la manera en la que los ciudadanos se relacionan con los restos orgánicos. Con nuestra propuesta invitamos a las personas a tomar conciencia sobre la importancia de gestionar nuestros residuos orgánicos de la manera más armónica posible con los ritmos de la vida y comprendernos como parte de este ciclo.

¿Qué labor tiene la asociación?

Por un lado, facilitamos a la comunidad la transformación de sus restos orgánicos en abono. Convertimos en abono los residuos orgánicos de hogares, oficinas, centros sociales, co-workings, etc. Por el otro, realizamos servicios de asesoría y consultoría tanto para la gestión como para la puesta en marcha de plantas de digestión de restos orgánicos.

Además, tenemos un eje educativo y organizamos charlas, talleres para adultos, para público infantil y otras actividades lúdicas en las que enseñamos el papel tan importante que juega la microfauna y las lombrices en el trabajo de digestión en los sistemas de compostaje con los que contamos.

Con estas actividades educativas las personas pueden darse cuenta de que a eso a lo que le llamaban basura es en realidad un recurso vital de regeneración del suelo. Además, con la entrega del abono proveniente de sus restos orgánicos ven cómo se completa el ciclo y comprenden que nuestros alimentos vienen de la tierra para luego regresar a ella.

¿Qué residuos pueden usarse para el compostaje y cuáles no?

En general aceptamos todo lo que sea de origen orgánico: frutas, verdura, bolsas de té de papel, cáscaras de huevo, restos de café, cáscaras de frutos secos y mariscos. Incluyendo los restos de comida que ya han sido cocinados, las servilletas usadas, los restos de jardinería y los pelos humanos y animales.  

Eso sí, no recomendamos que para la elaboración del abono nos lleven huesos, carnes ni lácteos porque el tiempo de descomposición es mayor.

¿Qué tienen que hacer los usuarios para poder sumarse a vuestra iniciativa?

En primer lugar, creemos que lo más importante es que tengan el interés y la motivación personal más allá de la presión externa. Para sumarse pueden inscribirse de forma gratuita rellenando el formulario que encontrarán en la biografía de nuestro perfil de Instagram @abonokm0.

Una vez inscritos se trata de que vayan almacenando sus restos orgánicos en un cubo reutilizable. Si no disponen de uno, des de la asociación vendemos unos muy funcionales a un precio asequible, ya que queremos acabar con el hábito de llevar los residuos en bolsas. Pues aunque sean compostables respaldan la cultura de un solo uso.

¿Cómo funciona el servicio de AbonoKm0?

Actualmente tenemos dos puntos de recepción de orgánicos, los llamamos puntos drop-off, en los que los usuarios pueden dejarnos sus restos usando un abono pass, un código QR.

Los drop-off están abiertos el primer y tercer sábado de cada mes de 9 a 14 horas. Uno está ubicado en el Mercat de la Terra, en el Jardí de les Tres Xemeneies en el barrio de Poble-Sec, y el otro en el ConnectHort, nuestro huerto urbano situado en el barrio de Poble Nou. Nuestra idea es seguir creciendo y poder instalar puntos drop-off en distintas partes de la ciudad de Barcelona.

Una vez recogidos depositamos los restos en nuestra planta de compostaje en la que dejamos que actúen las lombrices y luego llevamos a cabo el “cosechummus”, la cosecha del hummus. Un proceso en el que secamos el producto, lo tamizamos y lo embolsamos en packaging biodegradable.

Al cabo de unos 3 meses los usuarios pueden recoger en los mismos puntos una bolsa de 1 litro de abono de calidad listo para abonar las plantas de su casa, para sus huertos, para los jardines de la ciudad, etc.

¿Cuántos hogares de Barcelona aprovechan sus residuos orgánicos con vuestra solución actualmente? ¿Cuál es el objetivo de crecimiento?

Hoy en día trabajamos con 400 hogares en Barcelona y nos gustaría alcanzar los 3.000 hogares.

¿Cómo podría mejorar una ciudad como Barcelona si todos los ciudadanos generáramos abono con nuestros residuos orgánicos? 

Generaría un impacto en la mitigación del efecto invernadero, habría menos camiones en la ciudad, ya que no tendríamos que trasladar los residuos; por lo que también se reduciría la contaminación acústica.  

Por otro lado, se mejoraría en calidad de vida por poder ver nuestra ciudad más enverdecida. Podría impactar en los hábitos de consumo y en el desarrollo de conciencia en torno a la circularidad en contraposición al paradigma lineal que nos lleva a consumir y tirar después de un solo uso.

Además, la ciudad pasaría a ser de importadora a exportadora de recursos. ¡Imagínate qué genial sería que los productores agrícolas locales pudieran recibir abono de la ciudad! Se podría crear una sinergia muy potente.

 

¡Os dejamos la entrevista en audio a continuación por si preferís escucharla!

 

Escrito por Clara Valls.